In memoriam

04 agosto 2012

Esta vaca ha hecho feliz a más gente que muchas personas.


Sí, en efecto, ella sola ha hecho feliz a más gente que muchísimas personas, que casi todas las personas. Y su madre aún más, porque alumbró a unas cuantas como ella. 

En la India, antigua y sabia civilización, se le tiene por animal sagrado. Claro que nadie es perfecto: tengo entendido que no se las comen. Sin embargo, se les reconoce el mérito y se les rinden honores. Por algo se empieza.

No es fácil describir la serena alegría que irradia este ser con su mera existencia, incluso después de encontrar la muerte. Sobre todo, después de encontrar la muerte. ¿Es casual, acaso, el hecho de que se adopte como marca de éxito La Vaca que Ríe? ¿Cree usted casual que a esta época del año la llamen vacaciones? Mucho nos tememos que no. Y creemos que ha llegado el momento de que se declare especie protegida a esta vaca, la vaca gallega, para que siga haciendo felices a las generaciones venideras. Desde este modesto rincón hacemos un llamamiento con este fin, y esperamos que alguien nos conteste. Porque este insigne animal merece nuestro respeto y todos los homenajes que se le tributen. Porque, dígame usted compañero, y conteste con prudencia: ¿cuál es la mansa presencia que puebla nuestras praderas, y en melancólica espera, con abnegada paciencia, nos da alimento y abrigo fingiendo indiferencia? Nómbreme usted el animal que no es toro ni cebú, que para ayudar la salud y para que usted le aproveche, le da la carne y la leche en generosa actitud, tiene cola y cuatro patas, y cuando muge hace mú. Pues eso.


14 comentarios:

GarciaLozano.net dijo...

Profunda reflexión... Hay que ver lo que es estar de vacaciones en tierra de buen comer... :)

Leandro Llamas dijo...

De vacas, para ser preciso

José Ignacio Martínez Pallarés dijo...

Pues sí, in la memoriam esa tengo yo todavía un solomillo que disfruté como un niño, hace ya algunos años, en Tordesillas, junto a un vino excelente de Ribera de Duero, y mejor compañía, unos caminos de Celanova, y otros de Ares...., ¡y parece que fue ayer!

Leandro Llamas dijo...

Pues si no fue ayer, Nacho, seria anteayer

Anónimo dijo...

Profunda y digestiva. Te ha sentado como un cordial.

Leandro Llamas dijo...

Aun mejor: me ha sentado como una vaca

Anónimo dijo...

Pero no te pongas como una vaca, ponte como un toro.

Leandro Llamas dijo...

De la frente para abajo, claro

Rubén dijo...

Yo adoro la carne, sea de vaca, de ternera, de toro, de cordero, de pollo o incluso de esos insignes pescados que, como el salmón, se esfuerzan por parecer carne. Lo único que no me gustan son las plazas vacantes en los institutos

Leandro Llamas dijo...

Sin lugar a dudas, Rubén, son el reverso tenebroso de la cuestión

Anónimo dijo...

Esas vacantes no son del gusto de casi nadie.

Leandro Llamas dijo...

Vale, pero vacante no viene de vaca, que conste

Ana dijo...

Ostrás, qué buenooo. Aunque sea con retraso...

Leandro Llamas dijo...

Bueno es poco, doy fe. Y aquí no hay retrasos, esto está abierto siempre

Diario

Diario de un escritor aficionado y perezoso

Banda Sonora

La pequeña historia musical de este Blog

Archivo

Seguidos

Seguidores

¿Alguna pregunta?

 
Vivir del cuento © 2008 Foto y textos, Leandro Llamas Pérez - Plantilla por Templates para Você