A los ojos

18 julio 2008

Son muchas las canciones con ojos, innumerables. Aunque nos lo propusiésemos, probablemente nos faltarían oídos para escucharlas todas. Yo he elegido ésta porque, de alguna forma, hila con la anterior; porque alguien pidió toda la carne argentina en el asador, y quiénes me conocen saben cuánto aprecio la carne de calidad y lo poco que hace falta para darme pie; porque no es del todo raro que ande yo también preguntándome por qué algo, cualquier cosa, me tuvo que pasar a mí; y qué coño, porque me gusta mucho. Es la primera canción del primer disco de Los Rodríguez, Buena Suerte (1991). ¿Se puede empezar mejor una trayectoria musical? Pues, por extraño que pueda parecer, los hechos demuestran que sí: la compañía discográfica quebró, y a las primeras de cambio se suspendió la venta del álbum, que no trascendió más allá del reducido círculo de los enterados de siempre; sí, ése mismo en el que yo no consigo entrar ni con receta del médico, y creo que nadie podrá echarme en cara que haya regateado esfuerzos para conseguirlo. Como de tantas otras cosas, de la existencia de este disco y de la banda que lo alumbró también me enteré al cabo de muchos años, pero esa es otra historia. En fin, por razones obvias he evitado la versión que tanta suerte trajo a Los Rodríguez en sus duros comienzos, y os propongo otras dos: la primera, del álbum Hasta Luego (1996), que resultó ser un hasta siempre; la segunda, mucho más reciente, a cargo de Andrés Calamaro y Fito Cabrales en Dos Son Multitud (2008). Me dicen que los aplausos y vítores que suenan en ambas son auténticos, y lo creo firmemente.

0 comentarios:

Diario

Diario de un escritor aficionado y perezoso

Banda Sonora

La pequeña historia musical de este Blog

Archivo

Seguidos

Seguidores

¿Alguna pregunta?

 
Vivir del cuento © 2008 Foto y textos, Leandro Llamas Pérez - Plantilla por Templates para Você