Abolladuras

01 junio 2010

Choques. Golpes. Tropezones. Batacazos. Malas noches. Y peores amaneceres. Pasos atrás. Pequeños fracasos. O grandes. Y grandes pérdidas, porque todas las pérdidas son grandes, como todas las caídas son malas. Amenazas. Crisis. Un poco menos de esto. Bastante menos de aquello. ¿Y qué? Mi coche también está abollado y sigue andando. Mis hijos quieren que lo cambie por otro mejor, pero el caso es que sigue andando. A veces marcha atrás, otras hacia delante. Pero sigue andando. Lo importante es que el motor funcione. Y el Espíritu del Desagüe, que diga lo que quiera.

9 comentarios:

Rubén dijo...

Somos colecciones de abolladuras, pero es una metáfora tan espléndida que mejor no tocalla.

Leandro dijo...

Bien dicho. Las abolladuras, si no las vamos a arreglar, y todo parece indicar que no, mejor no tocarlas

Amor dijo...

Yo tenía un nisan micra de los viejos, me lo compré de tercea mano. Me encantaba, era verde.

En fin: "Contigo aprendí..."

todo eso...

Leandro dijo...

¿De los viejos? ¿El Nissan micra tiene un modelo "de los viejos"?

Amor dijo...

Acho, claro!

http://techocoche.webasto.es/uploads/pics/250_Nissan_Micra_07.jpg

Leandro dijo...

Anda, ¿ese modelo es viejo? ¿Hay uno nuevo?

Amor dijo...

estás de guasa?

Leandro dijo...

No mucho. A la vista de tu indignación, voy a dar por cierto que existe un modelo posterior de Nissan Micra. La verdad es que no le he seguido mucho la pista a la industria automovilística últimamente

disimulando dijo...

No es indignación, es perplejidad. No pasa nada, a mi el viejo me gusta más, tantos recuerdos, aquella farola... ay

Diario

Diario de un escritor aficionado y perezoso

Banda Sonora

La pequeña historia musical de este Blog

Archivo

Seguidos

Seguidores

¿Alguna pregunta?

 
Vivir del cuento © 2008 Foto y textos, Leandro Llamas Pérez - Plantilla por Templates para Você