Asuntos cardiovasculares

20 junio 2011

Vuelvo a la entrada anterior y compruebo, no sin cierto asombro, el interés que pueden llegar a suscitar las cuestiones relacionadas con el corazón. Como muestra, ahí quedan todos esos comentarios y el más que notable ingenio de los comentaristas. Sobre todo, el de algunos. Estupendo. Parece evidente que causa admiración cómo trabaja el corazón. Y eso que allí sólo se hablaba sobre corazones rotos o averiados, sobre su posible reparación, con o sin garantía, y sobre si puede (o debe) uno estar preparado para semejante eventualidad. Nadie habló de corazones valientes. O locos, sin más. Aunque a veces la diferencia es sutil, muy sutil, prácticamente inapreciable. En cualquier caso, está claro que lo que nos mueve es el tilín del corazón. Del puto corazón. Estamos apañados.

9 comentarios:

supersalvajuan dijo...

Buena selección musical

Leandro dijo...

Ya ves, la que dicta el corazón

Amor dijo...

Sí, la colección de comentarios no tiene precio. Me alegra saber que no soy yo sola.

Leandro dijo...

No lo he dicho como crítica, sino como elogio. Son estupendos. Sólo me faltaba ofender a mi escaso (pero selecto) público

neko dijo...

Y no dicen que las mayores gilipolleces de la vida se hacen por amor??? si que estamos apañados si...

Anónimo dijo...

Por amor, por codicia, por poder, ...
Y no hay vacuna.

Leandro dijo...

Eso no son gilipolleces, Neko. Las que se hacen por codicia, por poder... esas sí que pueden llegar a serlo. Y es verdad que no hay vacuna

Pues yo dijo...

Pues yo me he quedado sin oir la canción de la entrada anterior, la que dio lugar a tan bonitos comentarios. Y la de esta entrada... Buena pelo, si

Leandro dijo...

¿Buena pelo sí?

Diario

Diario de un escritor aficionado y perezoso

Banda Sonora

La pequeña historia musical de este Blog

Archivo

Seguidos

Seguidores

¿Alguna pregunta?

 
Vivir del cuento © 2008 Foto y textos, Leandro Llamas Pérez - Plantilla por Templates para Você