Cuando eras más rápido, más alto, más fuerte

09 noviembre 2009

O creías serlo. O que podrías llegar a serlo. Ahora, a estas alturas, podemos mostrar un olímpico desprecio. O pasar olímpicamente. Podemos pensar que no los aprovechamos bien, que podríamos haber hecho esto o aquéllo. O que fueron mejores, que ojalá volvieran. Podemos pensar lo que nos dé la gana. Al fin y al cabo, ya somos mayores. Lo que no podemos es olvidarlos. No del todo. No fueron mejores, ni peores. Sólo fueron diferentes, distintos de éstos. Otros años.


11 comentarios:

supersalvajuan dijo...

El problema es que parece que fue ayer. ¿Por qué tengo barriga?

Leandro dijo...

Porque ya no somos olímpicos

Clares dijo...

Amigo, vendrán más años malos y nos harán más ciegos... eso dice Sánchez Ferlosio, y a lo mejor tiene razón. Para el mundo y para cada uno.
Por cierto, que yo nunca he sido ni más rápida ni más más alta ni más fuerte que ahora. Esa es mi sensación actual.

Leandro dijo...

Yo tampoco, pero hubo una época en que creía que podría llegar a serlo. Ya no

Amor dijo...

Huy, me largo de aqui!

Leandro dijo...

Lo que me faltaba: ahuyentar a una fracción importante de mi ya de por sí escaso público

Anónimo dijo...

Con la edad de catorce, tuve un fugaz paso por la vida olímpica. 100 M. lisos. Olimpiada Scout. Campamento de Aledo, a un paso de la Base del Morrón. Asfalto. Cuesta abajo. Contrincante: 1,80 con zancada de gigante.
Resultado: 7 puntos en la ceja izquierda y contusiones varias.
Casi gano.

Amor dijo...

No soy del club de fans de Karina.

Leandro dijo...

¿Y quién lo es?

En 1977, el vertiginoso descenso de las marcas a costa de la integridad de los velocistas convenció definitivamente al COI y a la IAAF de la necesidad de eliminar los 100 metros lisos cuesta abajo del repertorio de pruebas de velocidad.

Amor dijo...

Por lo del baúl, lo decía.

Leandro dijo...

Ya imagino. Yo tampoco; al menos, no es eso lo que quise decir

Diario

Diario de un escritor aficionado y perezoso

Banda Sonora

La pequeña historia musical de este Blog

Archivo

Seguidos

Seguidores

¿Alguna pregunta?

 
Vivir del cuento © 2008 Foto y textos, Leandro Llamas Pérez - Plantilla por Templates para Você