Perplejidad

28 enero 2009

Incapaz de zanjar la cuestión: torear o mirar desde la barrera, jugar o aplaudir, protagonista o espectador, vivir o escribir, cifras o letras, rojo o negro, por él o por todos sus compañeros, renovarse o morir, actuar o soñar. Pero con cuidado, que lo que se sueña se pierde de pronto y ese sueño le supo a poco. Un poco atrapado, sí. Pero no podría vivir por otro. Así que sigue aquí. En España. A las ocho.



2 comentarios:

supersalvajuan dijo...

Un poco de todo, mitad y mitad que diría Valdano. Los sueños siempre saben a poco, eso sí que es verdad.

Anónimo dijo...

Los dilemas de la vida, las grandes preguntas y las pequeñas encrucijadas no existen en los sueños. Sueños fugaces, que se van al despertar y vuelta al cruce de caminos. Vuelta a la vida, hay que elegir: blanco, negro, gris ...

Diario

Diario de un escritor aficionado y perezoso

Banda Sonora

La pequeña historia musical de este Blog

Archivo

Seguidos

Seguidores

¿Alguna pregunta?

 
Vivir del cuento © 2008 Foto y textos, Leandro Llamas Pérez - Plantilla por Templates para Você