Con fecha de caducidad

28 septiembre 2009

Queramos o no, que nunca queremos. Nos guste o no, que nunca nos gusta. Lo admitamos o no, que no siempre lo admitimos. Y aunque pretendamos evitarlo, que casi siempre lo intentamos; o si no, para qué están ahí los gimnasios, la cirugía plástica, el Revidox, el Viagra y los descapotables caros. Todos envejecemos: los padres, los maridos, las mujeres, los coches, las viviendas, las casas de la playa, los juguetes y las ilusiones. Incluso las canciones. Y si alguien no lo cree, que escuche lo que le ha pasado a Groenlandia. O eso, o es cosa del cambio climático y se está derritiendo.


4 comentarios:

supersalvajuan dijo...

Hasta la Mona Lisa envejece. Viva el club de la lucha.

Leandro dijo...

Viva

Encarna Carrillo García dijo...

No soporto más el paso del tiempo...o "El retrato de Dorian Grey"...


Leandro Llamas dijo...

Dí que sí, Encarna. Y yo, además, no soporto el tiempo de paso

Diario

Diario de un escritor aficionado y perezoso

Banda Sonora

La pequeña historia musical de este Blog

Archivo

Seguidos

Seguidores

¿Alguna pregunta?

 
Vivir del cuento © 2008 Foto y textos, Leandro Llamas Pérez - Plantilla por Templates para Você