¿Qué prefieres para hoy?

08 septiembre 2009

Un día perfecto. Días perfectos para gente perfecta, con el riesgo de que no quepamos en su mundo tan pequeño. O un buen día. Un rato en la cama, un desayuno tranquilo, un poco de prensa deportiva, unas cañas con los amigos, un partido de fútbol y unos minutos para la nostalgia. Nada extraordinario. O un día de furia. Todo escapa a tu control, un revólver en el cajón y el alma durmiendo en el ojo del huracán. Días iguales, días distintos… no es fácil elegir. Y no siempre se puede. En cualquier caso, un día. Un día más. Siempre es mejor que no tenerlo.

9 comentarios:

supersalvajuan dijo...

Diferencia uno: ahora lo dice "la mujer del tiempo". Y, después de todo eso, todo lo demás.

Anónimo dijo...

Nada es perfecto, ni las personas, ni los días, ni siquiera los momentos. Mejorarlo todo e intentar que llegue a ser CASI PERFECTO es el reto de cada día, la sal de la vida.

¿Has escrito, Sr. Interesante? Hoy ya es martes, ni te cases ni te embarques. El dicho no dice nada de no escribir.

Por cierto, ¿león es el que lee mucho?. Luego, león es una persona, no un animal. Me estoy liando.

Leandro dijo...

Cambiamos el hombre por la mujer del tiempo, y luego llegaron todas las demás. El mundo es suyo. No será perfecto, pero es suyo. Y aquí no toca escribir sobre escribir; cada cosa en su lugar.

Anónimo dijo...

El mundo es del dinero.

Leandro dijo...

Pero el dinero no es de todo el mundo. Falta reciprocidad

Anónimo dijo...

Ese es precisamente el problema. Si el mundo no fuese del dinero, no habría problema: todos tendrían.
Ahora y siempre, el que tiene dinero, tiene poder, incluso en el ámbito doméstico.No hay que irse muy lejos, sólo mirar alrededor.
Y, desde luego, no es cuestión de género. Los señores de la casa siempre han mandado. Algunos muy brabucones decían: "Esto es El Pardo y yo soy Franco" Pero, ¿quien hacía y deshacía?. El dueño (o dueña) del patrimonio.

Clares dijo...

no he entendido muy bien lo de la mujer del tiempo. Y no sé si es el tiempo filosófico, el tiempo de los relojes o el tiempo del cielo mismo. estoy tonta con la mano tonta.

jordim dijo...

Algunos días me habría saltado yo..

Leandro dijo...

Si te hubieras podido saltar un día, habría sido para pasar a otro. Salvo que el salto hubiese sido al vacío, claro. Hoy es un día perfecto, lo ha dicho en la tele el hombre del tiempo, dice la canción de La Habitación Roja. De ahí a la mujer del tiempo, sólo hay un paso.

Diario

Diario de un escritor aficionado y perezoso

Banda Sonora

La pequeña historia musical de este Blog

Archivo

Seguidos

Seguidores

¿Alguna pregunta?

 
Vivir del cuento © 2008 Foto y textos, Leandro Llamas Pérez - Plantilla por Templates para Você