Quiero saberlo

05 febrero 2009

No es por los caballos, ni por las carreras, ni por los primeros amigos, ni por la mejor de las escapadas. Ni siquiera es porque la lectura de este cuento moviese a Richard Ford a escribir el primero de los suyos, que yo leería años después. Es por toda la confusión que nos arrastra al entrar en el mundo de los adultos. Por toda esta complejidad de la vida que uno no esperaba encontrar, y que de cuando en cuando todavía nos pilla desprevenidos. Es porque el conocimiento derrota a la inocencia. A Richard Ford no le importó que el relato transcurriese en una época y en un lugar muy distantes y distintos a los suyos. A mí tampoco. Yo también quiero saber por qué.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Me ha gustado mucho.

supersalvajuan dijo...

Cuando tenga un rato me lo leo.

Anónimo dijo...

Leo habitualmente tus cuentos pero ¿no podrías utilizar otro tipo de letra?. Resulta cansado para leerlo en pantalla

Diario

Diario de un escritor aficionado y perezoso

Banda Sonora

La pequeña historia musical de este Blog

Archivo

Seguidos

Seguidores

¿Alguna pregunta?

 
Vivir del cuento © 2008 Foto y textos, Leandro Llamas Pérez - Plantilla por Templates para Você