Variables

24 octubre 2009

Un visitante lapa a punto de hacer estallar un plácido veraneo. O varios. ¿Alguna vez has sido tú ese visitante? Háztelo mirar. Una historia incontenible en los estrictos límites de lo que pasa. Una desmadre de incursiones desenfrenadas en el terreno de lo que podría pasar si. Un camino lleno de desvíos. O un desvío lleno de caminos. ¿Un escritor sacudido por un ataque de frenética inspiración? La necesidad de coger la primera calle a la derecha. Un cambio de rumbo. Y otro. Y otro más. Porque siempre hay algo que parece que va a funcionar mejor. Y porque puede haber muchas formas de librarse de una pesadilla. O de convivir con ella. O no. Pero siempre sin perder de vista lo esencial: hay que fregar los platos.

13 comentarios:

supersalvajuan dijo...

Con un detergente muy concentrado.

Leandro dijo...

O con uno verde biodegradable. Pero lavarlos, siempre lavarlos. Como los trapos sucios

Amor dijo...

Madremia, ese tío es tan pesao que da hasta miedo.

Rubén dijo...

Qué ilusión me hace encontrarme este homenaje al gran Quim Monzó. Me encanta. Lo admiro profundamente. Aplaudo esta iniciativa a más no poder.

Leandro dijo...

A mí, lo que me da miedo es pensar si alguna vez habré sido ese tío tan pesado. Casi prefiero no hacer memoria.

Lo difícil con Quim Monzó es elegir un cuento, Rubén. Y eso que todavía me faltan unos cuantos por leer.

Clares dijo...

Oye, que no sé cómo descargarlo, porque cuando encuentro los cuentos, por lo general, no tengo tiempo de leerlos, así que me los dejo en el escritorio, a veces los imprimo o los leo directamente, pero cuando encuentro un rato lugar, que dicen los paisanos. ¿Cómo lo descargo?

Clares dijo...

Bueno, ya he encontrado una florecilla o algo así en la pantalla y he podido guardarlo en el escritorio. Ya te comento algo cuando pueda leerlo.

Leandro dijo...

Cuando se abre el archivo en Flash, podrás ver una serie de opciones en la parte superior de la pantalla. A la izquierda, la primera (Fullscreen) es para ver el archivo a pantalla completa y la segunda (una flecha hacia abajo) para descargarlo. En el centro hay varias opciones: avanzar y retroceder, índice de páginas, enviar por correo electrónico, ampliar, imprimir y número de página visualizada.

maripili dijo...

Andá, me he equivocado de entrada.
Lo que me parece bueno es el cuento.

Leandro dijo...

Pues no será por falta de indicaciones. El cuento es magistral

Anónimo dijo...

Decididamente: el lavavajillas es un gran invento.

Leandro dijo...

Pues yo sigo fregando platos

Anónimo dijo...

Yo friego los platos en la playa, pero no veo al surfista.

Diario

Diario de un escritor aficionado y perezoso

Banda Sonora

La pequeña historia musical de este Blog

Archivo

Seguidos

Seguidores

¿Alguna pregunta?

 
Vivir del cuento © 2008 Foto y textos, Leandro Llamas Pérez - Plantilla por Templates para Você