1986

12 noviembre 2008

Entrando en la CEE. En casa, un viernes por la noche, viendo Turno de Oficio. Explotando en el Challenger. Intentando salir con aquella compañera de clase, sin éxito, por supuesto. En Estocolmo, asesinando a Olof Palme. Apurando la noche al calor del amor en un bar. Votando contra lo que sea en el referéndum de la OTAN. Radiactivamente contaminado en Chernóbil. Viendo Las vacaciones de Monsieur Hulot a las tres de la madrugada, entre tema y tema de Derecho Político. En Sevilla, marcándole un penalty a Urruti. Naciendo, quizá. Tal vez en un entierro, en el de Sterling Hayden, en el de Cary Grant o en el de Borges, o más cerca, en el de Tierno Galván. Driblando a media selección inglesa o marcando un gol con la mano. Argentina 3, Alemania 2… y esto va a acabar así. ¿Dónde estabas en el ochenta y seis, cuando no sabía nada de ti?



6 comentarios:

Clares dijo...

Me ha recordado el Sermón de ser y no ser de García Calvo, pero de urgencia.

supersalvajuan dijo...

En el mundial, en catequesis, preparando mi primera comunión. Y algún gol de Eloy me perdí. Y no me acuerdo del partido de Dinamarca. Ni del de Bélgica.

Leandro dijo...

La noche de Dinamarca, inolvidable. Eloy comenzó a fraguar la leyenda de cuartos de final contra Bélgica, fallando el penalty definitivo. Ése fuel el gol de Eloy que todos nos perdimos.

Nacho dijo...

Hola Leandro,
Felicitarte el día de tu Santo, porque hoy es San Leandro (hasta dentro de unos minutos), aunque no se si lo celebras, o no, hoy o en febrero. Así que felicidades en el día de tu celebración o en el día de tu no-celebración.
Parece que te viene bastante bien ese Santo ¿no?; “hombre con fuerza de león”, dicen que significa, y eso demostró San Leandro, nieto de Teodorico, rey Ostrogodo, y preceptor de Recaredo (ídem Visigodo), después de su destierro, que desde niño se distinguió por su facilidad para hablar en público, por su simpatía y personalidad, y por su dedicación a la oración, al estudio y a la meditación.
No se lo de hablar en público –internet se parece mucho, pero no es lo mismo-, pero en general parece que se te ajusta bastante ¿no?
Un abrazo
Nacho

Mameluco dijo...

Yo estaba cumpliendo 10 años, recibiendo quizás uno de los mejores regalos de mi vida (el barco pirata de los clicks) y viéndolas venir).
Era más feliz. Tenía un libro de colorear de Mexico 86.
Y todo el mundo hablaba del Iva, de eso si que me acuerdo...

Lo de vivir del cuento está bien. Quizá le interese una asociación políticafilantrópica que estamos formando en la red... mire por mi blog y la encontrará...

OneFlo dijo...

En el 86, recién terminada la mili, virgen santa, sólo veo una especie de neblina, con caras que se adivinan, música, prisa, mucha prisa, ¡qué barbaridad!

Diario

Diario de un escritor aficionado y perezoso

Banda Sonora

La pequeña historia musical de este Blog

Archivo

Seguidos

Seguidores

¿Alguna pregunta?

 
Vivir del cuento © 2008 Foto y textos, Leandro Llamas Pérez - Plantilla por Templates para Você