Estrellas abandonadas en un desván

02 marzo 2011

Yo soy una buena canción, creo. O no del todo mala, al menos. Lo que pasa es que al tipo que me escribió le faltó paciencia. O ambición. O tiempo. O un poco de todo eso. El caso es que se marchó y me dejó aquí, con otro montón de canciones, abandonada dentro de un viejo baúl que a su vez dejó abandonado en un viejo cuarto trastero. Yo creo que soy mejor que las otras canciones, pero cada una de ellas piensa exactamente eso de sí misma, así que no me atrevo a afirmarlo de forma categórica. Pero me parece que soy una buena canción, de eso estoy casi segura. Y por eso sigo aquí, esperando que alguien me encuentre un poco por casualidad, un poco por instinto, y me ponga en manos de otro músico. A ser posible, de un músico con talento y renombre. De alguien que descubra mis virtudes ocultas, que ponga música a mis palabras. Alguien que me dé un buen final y una larga vida. La vida más larga que una canción puede desear. Una vida que vaya mucho más allá que la del tipo que me escribió. Y que la de quien me haya de encontrar. Y que la del músico que me dé voz. Y que la tuya.

12 comentarios:

Anónimo dijo...

¡Joder, qué bonico es eso!

Leandro dijo...

Más que bonica, es una gran canción. Tuvo suerte, alguien la encontró

supersalvajuan dijo...

El problema es que las casualidades no existen.

Leandro dijo...

Pero a veces es mejor disimular y hacer como que sí

Javito dijo...

Lo que se siente cuando encuentras ese baúl, lo abres y descubres una canción que estaba esperando a que tu llegaras... si no es magia, es algo muy parecido.

Rectifico, sí que es magia...

Leandro dijo...

Magia con precisión. Y muchas gracias por el apunte ortográfico; no se puede ser más discreto

Anónimo dijo...

Me ha gustado mucho, muchísimo.

Leandro dijo...

Parece que eso mismo le ocurrió al que la encontró. Y de ahí en adelante, a un montón de gente

Anónimo dijo...

Y la canción me encanta.

Leandro dijo...

Entonces estamos en el mismo montón de gente

hoymehadadoporahi dijo...

Sí, en estos casos la espera merece la pena.

Leandro dijo...

¿A que sí? Y además, hemos tenido suerte: nos ha tocado estar al final de la espera, no al principio

Diario

Diario de un escritor aficionado y perezoso

Banda Sonora

La pequeña historia musical de este Blog

Archivo

Seguidos

Seguidores

¿Alguna pregunta?

 
Vivir del cuento © 2008 Foto y textos, Leandro Llamas Pérez - Plantilla por Templates para Você