Matando monstruos en los parques

01 diciembre 2009

En los parques pasaba las tardes, no las mañanas. Y no todas. Pasaba, sobre todo, las de los sábados. Por lo general, eran tardes bastante olvidables. Nunca importaba el sitio, así que eso está de más; bastaba un parque más o menos céntrico. Nunca me preocupé de cuál. Nunca me preocupé de los parques, ni de las tardes, ni de los sábados. Y ahora puedo decir que, de todos mis delirios y mis cuentos, sólo el suyo ha mejorado el argumento. Ahora me escondo y los observo, y puedo decir que mataré monstruos por ellos. Que seguiré matando monstruos por ellos. Ya hace algún tiempo salté y caí justo aquí. Aquellos safaris sin fin se esfumaron sin avisar. Y hoy lo he vuelto a notar: cada nube es un plan, se transforma al viajar, y no pesa y se va. Somos nubes, no más. Como hojas que danzan al viento, así nos recogerá el tiempo y nos hará rodar y rodar y rodar y rodar y rodar. Pero sí que hay final.

Un día en el parque by Leandro on Grooveshark

15 comentarios:

Rubén dijo...

Decía Pedro Maestre que a los monstruos se los mataba con tirachinas, pero no es verdad. Exigen otro armamento.

Leandro dijo...

Creo recordar que eran dinosaurios lo que Pedro Maestre mataba con tirachinas. Con ellos, el tirachinas sí que puede valer; con los monstruos no, estoy contigo

Clares dijo...

A los monstruos se les mata siendo tú más monstruo que ellos, porque les entra una gran vergüenza de no dar la talla. Tienen mucho pundonor ellos.

Leandro dijo...

Es una idea

Amor dijo...

Madremía, esta canción me mata.

Leandro dijo...

O te mata, o te resucita. Es inmensa, gigante

Amor dijo...

Y que me dices de Segundo asalto???

No me digas que esa no te mata?

Leandro dijo...

También, pero me mata menos. Digamos que sólo me hiere gravemente. Me matan especialmente, con ensañamiento y alevosía, Cuestiones de familia, Domingo astromántico, Incendios de nieve, Allí donde solíamos gritar y Universos infinitos, además de la que suena aquí, que es la que me emociona esta semana. Y me divierten mucho Club de fans de John Boy, y sobre todo, Te hiero mucho (la historia del amante guisante), que además tiene un video soberbio. Para mí son un descubrimiento reciente; hasta hace poco más de una semana creía que Santi Balmes era el de la barba y el sombrero

Leandro dijo...

De hecho, qué coño, voy a ponérmelos un rato

Amor dijo...

A mi me tienen loca desde hace un par de años, o poco más, de hecho son mi actual grupo favorito (que yo soy muy de puntazos, pero de puntazos largos y profundos).

De las que te matan, las firmo, y sumo Mi primera combustión.

la del amante guisante me parece inferior a video, completamente. Para divertida, Marlene o Los niños del mañana, esa, divertida, pero con poso.

Leandro dijo...

Bueno, más o menos estamos de acuerdo. La última que mencionas no la conozco. Corro a buscarla

Joanmaga dijo...

¿Qué tendrán los lesbianos que nos llegan y llenan tanto?......
Casi como nuestros hijos, a los que defendemos de los monstruos

Leandro dijo...

Creía que era el único que había visto algo así en esa canción

Joanmaga dijo...

Maravillosa canción. No puedo dejar de sentir cosquilleos por el cuerpo y por el alma cada vez que la escucho..... y pienso en mis críos.

PD. ¿Has escuchado ya "Los Niños Del Mañana"?

Leandro dijo...

No, pero todo se andará. La apunto en tareas pendientes, junto con la que me recomendaban más arriba

Diario

Diario de un escritor aficionado y perezoso

Banda Sonora

La pequeña historia musical de este Blog

Archivo

Seguidos

Seguidores

¿Alguna pregunta?

 
Vivir del cuento © 2008 Foto y textos, Leandro Llamas Pérez - Plantilla por Templates para Você