¿Ron o whisky?

07 enero 2010

El ron tiene el encanto romántico, rebelde y sangriento de los piratas. Hay algo de trágico en la última gota del último barril de ron, cuando el barco está lejos de puerto y cerca de la refriega. Es preferible la sangre. Incluso la propia. Pero el whisky es el technicolor, el ámbar dorado, el tintineo de los cubitos sobre el cristal tallado de bohemia, los cuentos de John Cheever, la copa solitaria al atardecer. ¿Qué estas bebiendo? Ni una cosa, ni otra. Me hubiera gustado que me gustasen, de verdad. Con el whisky, incluso, he hecho grandes esfuerzos por conseguirlo, pero nada. Fracaso. Tengo que conformarme con la cerveza, el vino y el gintonic, preferiblemente azul. Claro que, para el caso, da lo mismo. Dicen que todos sirven para olvidar. Pero es mentira. Es justo lo contrario.

Never forget you by Leandro on Grooveshark

17 comentarios:

Rubén dijo...

Cerveza,sí; vino, regular; gintonic, no. Somos compatibles al 50%. Hay matrimonios menos homogéneos

supersalvajuan dijo...

Gintonic azul para todos!!!

Leandro dijo...

Ahí, ahí estaba esperando yo a más de uno. A las trincheras ya, antes de que nos prohiban beber en los bares

Amor dijo...

Yo ron (con cocacola y rajitas de limón o de naranja)
Lo de la cerveza y el vino no entran en las elecciones, se presuponen siempre, como el valor a la tropa.

Leandro dijo...

Eso es mucho presuponer. Habría que ver de qué vino y de qué tropa estamos hablando

Amor dijo...

Por dios, Lenadro, un vino decente, eso también se presupone ¿por quién me tomas?

Leandro dijo...

Un vino decente, una tropa decente... de ahí no puede salir nada bueno

Clares dijo...

Pues yo como tú, ni una cosa ni la otra. De hecho, ningún licor espirituoso, que dicen que son cosa del espiritu. Soy tan cursi que cuando salgo tomo un san francisco, con toda su azúcar, mientras a mi alrededor todo el mundo se pone tibio de mojitos y cosas peores. No he probado con la quina Santa Catalina, pero a este paso, ya veremos.

Leandro dijo...

Yo este tema lo tengo apuntado en la lista de mis carencias graves, y en un lugar destacado

Anónimo dijo...

Panda de borrachines

Leandro dijo...

Oiga, sin faltar

Alexis Korner dijo...

¿La bebida era una forma de presentar el tema musical o en realidad el objetivo era una terapia de grupo?

... a mi no me gusta el amoniaco, a lo demás me apunto a una ronda.

Leandro dijo...

Un poco de todo. Menos de amoniaco, claro

jordim dijo...

Hay mucha gente que odia el alcohol y sigue bebiendo por pose...

Leandro dijo...

Eso me pasó con el whisky una temporada. Aunque yo no lo odiaba del todo; odiaba el sabor, me producía arcadas, pero me hechizaba el color. Y la pose, claro. La pose de un buen whisky no tiene parangón

Nacho dijo...

Pues yo me tengo que tomar un oporto cuando leo las aventuras de Jack Aubrey, y este verano puse una botella de vodka en el congelador para trasegar adecuadamente a Vasili Grossman, y ya me pasaba de jovencito cuando leía a los Cinco, con los emparedados.
De Sherlock, mejor ni hablamos claro...

Leandro dijo...

Eso debe ser lo que llaman constante y perpetua voluntad de dar a cada uno lo suyo, me temo

Diario

Diario de un escritor aficionado y perezoso

Banda Sonora

La pequeña historia musical de este Blog

Archivo

Seguidos

Seguidores

¿Alguna pregunta?

 
Vivir del cuento © 2008 Foto y textos, Leandro Llamas Pérez - Plantilla por Templates para Você