7. Esqueletos

02 marzo 2012

En el centro de la ciudad, se esconden. Pero al norte dominan el horizonte y el paisaje. Han sustituido a los gigantes. No mueven aspas, ni muelen cereal. Se yerguen entre impecables y solitarias zonas ajardinadas, chamizos y barracas de huerta, amplias avenidas que atraviesan desiertos, y calles asfaltadas y aceras enlosadas que delimitan cañizales y bancales de limoneros. No están muertos. En realidad, ni siquiera llegaron a nacer. No ha circulado por sus arterias la actividad de las familias, de las oficinas, de los bares. No ha corrido la gente por sus venas. Permanecen quietos. Vacíos. No hacen nada. No dicen nada. Son mudos, pero cuentan su historia al que la quiera escuchar.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Entramos en la Era de los Esqueletos

Leandro dijo...

Y ya veremos cuándo salimos. Y si salimos

Rubén dijo...

No veo yo que vayamos a salir pronto, precisamente

Leandro dijo...

Primero habrá que ver por dónde, y luego podremos empezar a preocuparnos del cuándo

Anónimo dijo...

A mí me recuerdan al "Coloso" de Goya...¿Cómo aparecieron estos monstruos sobre nuestra tierra?
Construir sin pensar es peligroso. Pensar sin construir, inútil.

Leandro dijo...

Se construye pensando, pero no siempre en lo que se debería pensar. Y se piensa construyendo, pero no siempre lo que se debería construir

Diario

Diario de un escritor aficionado y perezoso

Banda Sonora

La pequeña historia musical de este Blog

Archivo

Seguidos

Seguidores

¿Alguna pregunta?

 
Vivir del cuento © 2008 Foto y textos, Leandro Llamas Pérez - Plantilla por Templates para Você