Magia

14 enero 2010

Pasaron los Reyes y dejaron esta canción. Y con ella, otras ciento treinta y cuatro canciones. Cinco libros de esos que, además del intenso placer de la lectura, estimulan el sufrimiento producido por una de las peores clases de envidia: la del por qué no se me ocurrirán estas cosas a mí. Un vago compromiso de, tal vez, algún día, dejar en casa de otro algo que haya escrito yo. Siempre que lo escriba, claro. Un par de zapatos para dar el relevo a los de la foto. Un saco de ganas de desgastar, de machacar las suelas de esos zapatos pisando otras calles, otras ciudades, otros territorios. El firme convencimiento de que me volveré a quedar con esas ganas. Y qué, no pasa nada, más se perdió en Cuba. La inevitable corbata. Unos billetes de avión para poder utilizarla en otro continente, el próximo mes de mayo, en la Primera Comunión de un sobrino. Una cámara de fotos para inmortalizar todos esos momentos en los que, sin duda, yo debería estar haciendo algo más productivo, pero no me da la gana de hacerlo. Un montón de tareas pendientes, el mismo de todos los años. O casi. Un bombón de marca. Risas y sonrisas a puñados, buena muestra de una alegría tan limpia como pasajera. Fusiles, granadas y munición para combatir en una batalla perdida: la de hacer lo imposible para que esa alegría no sea tan pasajera. Dos pulseras de cuero de incalculable valor. Carbón. Y todo por el precio de una taza de te. Y unos terrones de azúcar para los camellos.

Cup of tea by Leandro on Grooveshark

21 comentarios:

Rubén dijo...

¿Libros? ¿He leído la palabra 'Libros'? Se impone detalle al respecto.

Leandro dijo...

Vicioso

Rubén dijo...

A mucha deshonra

Leandro dijo...

Diga usted que sí

Amor dijo...

Magia total. Yo sigo escribiendo la carta, con eso te lo digo todo.

Leandro dijo...

Toma, y yo. Si no, de qué

supersalvajuan dijo...

¿Se puede realizar un firme convencimiento en la vida? Qué envidia.

Leandro dijo...

Si el firme convencimiento es de que te vas a quedar con las ganas o te vas a llevar un chasco, probablemente sí, se realizará

Clares dijo...

Pero la vida, como dicen los alemanes, es corta, pero ancha, así que habrá para todo. ¿Por qué te vas a quedar con las ganas? Porque las ganas en realidad son de quedarte con las ganas. Si no, ya me dirías. No se lo pedirías ni a los reyes. Dice un cuento de Nazer Kemir como final que "la libertad no se da, se toma". Ay, si esto nos lo enseñaran en el parvulario.

Leandro dijo...

Debo reconocer que, en lo tocante a viajes y desplazamientos, pongo poco de mi parte. Algo habrá que hacer, sí

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo contigo, Clares.
Eso es cosa de autodidactas y se aprende en la calle y con muchos coscorrones.

Amor dijo...

Pues para no gustarte los desplazamientos, gastas mucho los zapatos.

Leandro dijo...

Yo es que, de autodidacta, tengo poco; soy más bien disciplinado. Y los desplazamientos no es que no me gusten, es que no los hago; no es lo mismo. Los zapatos se gastan más por la erosión del tiempo que por la de los kilómetros y los caminos

margarita dijo...

No estoy de acuerdo. Se gasta lo que se usa.

Leandro dijo...

Pues cuando vas a vender el coche te miran más la antigüedad que los kilómetros

margarita dijo...

No es lo mismo un zapato que un coche. Vamos, digo yo.

Leandro dijo...

No, en efecto. Uno lo usamos para desplazarnos o para presumir, mientras que el otro... caramba, qué coincidencia

margarita dijo...

Sí, pero las interioridades de un coche se estropean si lo guardas en su cajita, mientras que los zapatos permanecen igual.

Leandro dijo...

Está bien, lo reconozco: yo ando. Que sea lo que Dios quiera

aspirinasyotrastonterias dijo...

Me gusta su espacio,parece diferente a lo usual, con su permiso daré de cuando en cuando una vuelta.Diseño y demás más que bueno.
Un saludo

Leandro dijo...

Faltaría más. Aquí, los elogios siempre son bien recibidos. Cuanto más inmerecidos, mejor recibidos

Diario

Diario de un escritor aficionado y perezoso

Banda Sonora

La pequeña historia musical de este Blog

Archivo

Seguidos

Seguidores

¿Alguna pregunta?

 
Vivir del cuento © 2008 Foto y textos, Leandro Llamas Pérez - Plantilla por Templates para Você