Un elefante se balanceaba

13 junio 2012


sobre la tela de una araña. Y como veía que no se caía, siguió trazando hilos con sus cada vez más escasos recursos. Hilos y más hilos para conservar su apreciada tela de araña. Y vio el elefante que aquello era bueno. Porque los elefantes pueden con todo, cargan con todo, aunque no vayan muy rápido. Hasta que llega un día en el que piensan en correr. En pisarle fuerte. En volar de verdad. A todo gas. A velocidad de vértigo

17 comentarios:

carlos rubio dijo...

Justo cuando empezaba a agobiarme ha llegado la templanza, la bonanza....el verano, siempre el verano. ¿Alguien disfruta con el invierno?.

Leandro Llamas dijo...

¿Alguien ha oído hablar alguna vez de lo más crudo del crudo verano?

Anónimo dijo...

El frío del invierno se disfruta en la cara y se echa de menos en todo el cuerpo.
lo del elefante me recuerda algo.

Leandro Llamas dijo...

Es lo suyo, el elefante siempre recuerda

Anónimo dijo...

Es una historia estresante, como muchas historias cercanas y actuales, como la de uno mismo.

Leandro Llamas dijo...

La realidad se vuelve estresante por momentos

Anónimo dijo...

La realidad ya es estresante, asfixiante casi. Da miedo mirar la prensa o escuchar la radio; pero lo peor lo ves y lo oyes sin medios de comunicación, porque lo tenemos encima.
En cualquier caso, me ha gustado que pongas el cuento; por el hecho de ponerlo y porque, a pesar de ser estresante, al final deja respirar.
Seamos fuertes para seguir llevando la carga, como ese hombre, como su padre y como el elefante.

Leandro Llamas dijo...

Al final siempre hay que encontrar un hueco por el que respirar, por muy pequeño que sea. Y ya se sabe que aquí, el que resiste, gana

Anónimo dijo...

Espero que seas elefante

Leandro Llamas dijo...

Sencillo a la par que elefante

Anónimo dijo...

Eso está bien, pero no te dejes cazar, ni siquiera por alguien de sangre azul.
Por cierto, Dumbo volaba; pero las pasa canutas el pobre.

Encarna Carrillo García dijo...

Yo estoy deseando salir corriendo pero la tela de araña me tiene atrapada...

Leandro Llamas dijo...

@Anónimo, estar en la tela de araña es el primer paso para dejarse cazar

@Encarna, quizá no aprecias lo suficiente tu tela de araña

Anónimo dijo...

La tela de araña no atrapa del todo si no uno no se deja. El corazón es libre. Ese sí sale corriendo a 200 por hora.

Anónimo dijo...

!Qué espesura! Sobra el segundo "no"
"...todo, si uno no se deja"

Leandro Llamas dijo...

En la espesura es más fácil cazar, pero también es más difícil ser cazado. Paradojas

Anónimo dijo...

Depende de lo hábiles que sean el cazador y la presa para esconderse en sus correspondientes espesuras, porque no son la misma la del uno y la de la otra.

Diario

Diario de un escritor aficionado y perezoso

Banda Sonora

La pequeña historia musical de este Blog

Archivo

Seguidos

Seguidores

¿Alguna pregunta?

 
Vivir del cuento © 2008 Foto y textos, Leandro Llamas Pérez - Plantilla por Templates para Você